Una vez que elegimos el diseño de nuestro tatuaje y el artista lo lleva adelante en nuestra piel, comienza una etapa a la que algunas personas no le dan la importancia suficiente. Se trata de la etapa de curación y cuidado de la piel post-tatuaje. Es muy importante llevar a cabo esta etapa con atención y paciencia, ya que utilizando adecuadamente los productos y procedimientos que nos indica el profesional del tatuaje, nuestra piel quedará perfecta y el tatuaje se podrá lucir mucho mejor.

Hay una amplia variedad de productos que se pueden utilizar para ayudar a la piel a estar en óptimas condiciones después de un tatuaje, por eso curar y cuidar un tatuaje requiere paciencia y atención. Hoy exploramos cuáles son los mejores productos, técnicas y trucos para ayudar a sanar tu piel luego de un tatuaje y así lograr una estética mucho mejor para lucir tu diseño.

Tiempo de curación

Habitualmente, el proceso de curación de un tatuaje dura entre 7 y 14 días, dependiendo del tamaño, el tipo de diseño y la propia capacidad de nuestro cuerpo de recuperarse. En algunos casos, hay personas que han tardado hasta 30 días en sentir la piel en un estado “normal” luego de realizado un tatuaje.

Cuidados posteriores

Una vez que el artista termina con nuestro tatuaje, nos aplica una pomada especial con agentes anti-bacterias y una venda que evitará el ingreso de agentes patógenos. Debemos tener esta venda al menos durante dos horas, y recién entonces realizaremos la primera curación con agua tibia y jabón neutro. Después del lavado hay que aplicar la crema o pomada restauradora que el profesional nos haya indicado.

Cuidados los primeros días

Se deben realizar tareas de curación sobre el tatuaje 4 veces al día; lavando con agua tibia y jabón neutro. Hay que realizar el lavado con suavidad, frotando cuidadosamente el tatuaje y eliminando así restos de sangre, tinta o plasma pero sin ejercer mucha fricción para no dañar la piel.

No es recomendable utilizar toallas o esponjas, porque albergan bacterias. Tampoco exponer el tatuaje al agua directamente, sino salpicar con suavidad el agua y utilizar una servilleta de papel para hacer pequeños toques. Nunca hay que frotar, eso genera irritación y es contraproducente para la piel.

Aplicación de cremas

Una vez que el tatuaje está completamente seco, se aplica una crema que deberá hacerse con regularidad de 4 veces diarias los primeros 3 días, y posteriormente de forma más espaciada. No hay que exagerar con las cantidades de crema, de lo contrario se ahoga el tatuaje y se pueden generar bacterias. En caso de que haya riesgo de roce, se recomienda volver a vendar el tatuaje.

Nunca deben utilizarse cremas con base de petróleo, como la vaselina, porque son cremas pesadas que obstruyen la respiración de los poros y terminan creando erupciones en la piel del tatuaje o expulsión de la tinta. Esto implica que se pierde el color del tatuaje antes de su curación definitiva.

Cuidados en los días posteriores

Una vez terminados los cuidados de los tres primeros días, la crema solamente hay que usarla con una regularidad menor. Tu artista y profesional de los tatuajes sabrá indicarte de acuerdo al tipo de producto que te recomiendan.

Es importante no rascarse la zona del tatuaje, evitar las piscinas y el baño en playas y cuidar la exposición al sol. Todas estas acciones pueden terminar afectando de forma negativa al tatuaje, generando pérdida de color o mayor sensibilidad en la piel.

Los cuidados y procedimientos para un tatuaje bien curado dan cuenta de la paciencia y la búsqueda de un buen resultado. El tatuaje debe quedar perfecto y la piel tiene que estar en óptimas condiciones para que no haya que lamentar errores que podrían haberse evitado. Por eso los días posteriores a hacernos un tatuaje hay que estar atentos. Elige la época en la que vas a tatuarte para que estas restricciones sean más fáciles de cumplir, así no lamentarás no poder bañarte en la playa o ir a tomar sol.

La curación y el cuidado de tatuajes requiere principalmente de paciencia y buena comunicación con el artista, ya que él será el mejor conocedor de los productos que mejor se adaptan a tu piel y al tipo de tatuaje que te han realizado. Cremas que reaccionan bien ante la tinta, los cuidados a tener en cuenta y las consideraciones para llegar a exponer tu tatuaje con orgullo sin miedo a que haya imperfecciones o daños por exposición al sol o errores en su cuidado o curación posterior.

Dejanos un comentario 😛