Los piercings en la nariz son una tendencia que crece año a año. Hay distintos modelos y estilos, e incluso significados para los piercings que escogemos. Pero lo mejor de todo es que el mundo del piercing te anima a seguir explorando y buscando formas de expresar, a través de sus variantes, toda clase de aspectos de la personalidad y el enfoque para entender el mundo. Te contamos cuáles son las apuestas más importantes del piercing en la nariz y sus diferencias.

Tipos de piercings en la nariz

Nostril Piercing

piercing nariz nostril mujer

piercing nariz nostril hombre

El piercing más tradicional en la nariz. Se realiza una perforación en la aleta de la nariz, o en ambas. Hay distintas variantes, pudiendo hacer una o dos perforaciones en la misma aleta, o poner joyas en las dos aletas pero a diferentes alturas. El objetivo es lograr un estilo llamativo desde esta variante que es la más extendida en piercing de nariz.

Los significados dependen mucho del tipo de joya que se elige, pero los aros para representar el infinito o la simetría con joyas en ambas aletas son los más extendidos de cara a darle una lectura al hecho de ponernos un piercing más allá de lo meramente estético

Bridge Piercing

piercing nariz bridge

Este piercing se realiza en el puente de la nariz, en la zona más alta. En el piercing de nariz, es la versión más osada y menos habitual. El piercing bridge se coloca de forma horizontal, atravesando la piel del puente. La barra de metal atraviesa en forma paralela y se crea  un efecto muy llamativo. La versión del bridge piercing con la barra en vertical es la menos habitual y tarda más en sanar, pero crea un efecto casi místico un poco por arriba de la nariz.

Septum

piercing septum

El septum es el último estilo de piercing en la nariz. Es una perforación que se realiza en hueco del cartílago de la nariz, en la zona de la piel. Nunca se atraviesa por completo el cartílago. En este tipo de piercings el usuario suele escoger el grosor del agujero de acuerdo al tipo de joya que vaya a colocar.

Proceso de creación

La creación del piercing es un proceso sencillo. Consiste en la perforación de la zona elegida en la nariz. Se utiliza spray especial para adormecer la zona y reducir el dolor. Los profesionales del piercing cuentan con todas las medidas de seguridad para que la perforación no genere problemas, siempre y cuando se sigan al pie de las letras las indicaciones de recuperación. No hay que olvidar que un piercing es una herida que se genera primero en la piel para colocar un material extraño, y hasta que el cuerpo se acostumbra hay que hacer un procedimiento de curación regular.

Curación y cuidados

La perforación, en la nariz o en cualquier otra parte del cuerpo, requiere cuidados para su correcta sanación. Particularmente, los piercing de nariz requieren como mínimo cuatro meses hasta que empieza el proceso de cicatrización completa. No hay que retirar la pieza de la nariz hasta que haya cicatrizado, de esta forma se evita el ingreso de gérmenes y bacterias.

Se deben hacer limpiezas con una solución salina y agua tibia tres veces al día. De esta forma se mantiene limpia la zona mientras se ayuda a acelerar el proceso de cicatrización. Hay que mantener siempre higienizada la zona y no tocar nunca el piercing con las manos sucias.

Las inflamaciones en la zona de la nariz son habituales cuando se hace un piercing, pero si duran más de uno o dos días hay que consultar rápidamente a un médico para evitar cualquier infección que pueda resultar más difícil de tratar.

Significado del piercing en la nariz

El significado de un piercing en la nariz hoy en día está relacionado puramente con lo estético, aunque en algunas culturas se sigue manteniendo la función ritual y espiritual de conectar a través de las joyas del piercing. En la religión hindú, por ejemplo, las mujeres colocan un aro en la nariz conectado con el pelo por una cadena de oro días antes de la boda, una representación la buena fortuna y la esperanza ante el inminente matrimonio.

 

Dejanos un comentario 😛