Los piercing en el ombligo han ganado popularidad entre hombres y mujeres en los últimos años, principalmente entre los jóvenes que los utilizan como un adorno que los diferencia del resto. El significado ha cambiado a lo largo del tiempo, pero aún quedan rasgos de su simbolismo original: la pertenencia a un determinado grupo. Hoy, pueden ser una forma de estar a la moda, mostrar la individualidad o una personalidad diferente del resto.

Tipos de Piercing en el Ombligo

Inverso

El piercing de ombligo inverso es uno de los más comunes. Consta de una perforación vertical en la piel que hay por debajo de la abertura del ombligo. Se lo conoce también como piercing del ombligo inferior.

Doble

piercing ombligo doble

Este tipo de piercing combina dos perforaciones, la clásica y la inversa. De esta manera se logra un estilo más trabajado y complejo de joyas para decorar nuestro cuerpo.

Horizontal

La perforación para el piercing de ombligo horizontal se realiza pasando por arriba de la cresta del ombligo en sentido horizontal. Al tratarse de una perforación superficial, a veces el cuerpo rechaza y expulsa la joya.

Preguntas frecuentes

 ¿Cómo limpiar el piercing en el ombligo?

El piercing de ombligo requiere un lavado regular para evitar infecciones y otros inconvenientes. Antes de tocar o limpiar el piercing es fundamental lavarse las manos con un jabón antibacteriano. Además, es importante que no andemos tocando el piercing, a menos que sea para limpiarlo.

La zona tiene que ser higienizada con jabón antibacteriano 1 o 2 veces al día. Con un hisopo remueve cualquier residuo sólido y luego lava suavemente con agua y jabón. Si te has realizado el piercing recientemente, puede doler un poco. Es importante no mover demasiado el piercing en los primeros días para que cicatrice bien.

La espuma del jabón antibacteriano tiene que entrar en los hoyos de las perforaciones, de esta forma limpiara mejor la zona de cualquier bacteria. Una vez que el piercing está mojado por la limpieza, puedes girar suavemente la joya para evitar que se formen costras. De nuevo, esto ayuda a una más rápida cicatrización. No olvides secar bien el piercing. Por último, no utilices agua oxigenada ni alcohol isopropílico, son soluciones que pueden ralentizar el proceso de curación.

¿Cuanto duele hacerse uno?

La gran pregunta de muchos antes de hacerse un piercing en el ombligo es si el procedimiento duele. Lo cierto es que el umbral de dolor es muy personal. Algunas personas dirán que no duele absolutamente nada, otras que sintieron un leve pinchazo y algunos pueden decirte que fue extremadamente doloroso.

La perforación en el ombligo no es demasiado dolorosa en términos prácticos. Si hubiera que hacer una escala del dolor, del 1 al 10, el puntaje de este tipo de perforaciones debería estar en el 2, a nivel objetivo. De todas formas, la percepción depende mucho de cada persona, su estado de ánimo y demás. Comparando otros piercings, es mucho menos dolorosa la perforación en el ombligo que la de la nariz o el cartílago de la oreja.

 

1 comentario

  1. Dónde puedo comprar el piercing de la foto principal?

Dejanos un comentario 😛